Teatrillo de Fábula: El elefante y la jirafa

Envíanos tus creaciones desde este formulario
Más artículos aquí

Moraleja:
Hay que valorar lo que tenemos y buscar siempre lo más justo.

El elefante vivía en una gran superficie donde campaba a sus anchas, pero estaba triste porque no tenía árboles como los de su vecina, la jirafa. Esta vivía pensando que tenía muy poco espacio, aunque estaba rodeada de altos árboles, quería un hogar más amplio. Ninguno estaba a gusto con lo que tenía. Un día, la jirafa le dijo al elefante:
–No es justo que tú tengas un espacio más grande que el mío.
A lo que el elefante respondió:
–Es que yo soy más grande, lo que no es justo es que tú tengas árboles tan altos.
Por fin, el elefante propuso:
–¿Y si nos cambiamos de espacio?
La jirafa aceptó. Al principio fue feliz, porque tenía mucho sitio para correr, pero pronto se cansó de agacharse para comer las hojas de los arbustos; pues eran muy bajos para ella que tenía el cuello tan largo. El elefante estaba contento también al vivir entre árboles tan altos, pero no tenía espacio suficiente para moverse como quería, así que volvieron a hablar y la jirafa dijo:
-Me gusta tu casa, pero necesito árboles más altos para comer. ¿Me podrías devolver mi hogar?
A lo que el elefante contestó:
–Es buena idea, a mí también me encantan tus árboles, pero en realidad necesito más espacio. Es justo que cada uno tenga lo que necesita. Nos visitaremos de vez en cuando. Yo disfrutaré de los árboles y tú de más espacio.
–¡Perfecto! -dijo la jirafa. Y desde entonces fueron grandes amigos.

* Descárgate AQUÍ el recortable de Aguiluchos "El elefante y la jirafa".